×

Opinión

Vargas requiere un mejor liderazgo

23/08/2016 7:55 AM

¿Qué liderazgo necesita Vargas?

BrunoLa cosa es mucho más compleja, no hay clave ni salidas mágicas, no hay explicaciones monocausales ni formulas univocas Gallo

@brunovgallo

 

Recientemente en un chat que debates sobre política, que reúne a varguenses, más o menos polítizados, pero definitivamente interesados en el acontecer regional, nacional y sobre todo, interesados en superar la aguda crisis que golpea al país y su gente, se produjo una discusión bastante curiosa en la que se vinculaban testículos y política, para algunos la razón por la que no salimos del gobierno que padecemos es por falta de bolas, “nos humillan y nadie hace nada", Y uno se pregunta ¿qué estarán haciendo ellos?   Y no solo en ese chat sino en varios de esos espacios que reúnen digitalmente a los más valientes digitadores de teclados, esa peregrina y machista idea se ha hecho reiterativa.

El domingo, por enésima vez alguien espeta que la razón por la que Vargas no encuentra el camino es por falta de Un Líder… Un Henry Ramos varguense, un liderazgo regional carismático y avasallante, como los hay en otros estados del país. Y creo recordar que un liderazgo carismático, un hombre, fue el polvo que trajo estos fangos.

Otros piensan que lo que necesitan Vargas y Venezuela son caras y sangre nuevas y no puedo evitar sonreír pensando en el pana Luis Guillermo Echarry recomendando buscarlas en la Maternidad: “allí hay bastante”.

Para quienes tienen una visión más tecnocrática, lo que necesitamos es un gerente, o dos, uno para Vargas y otro para Venezuela.

Para otros, todo es un problema de gentilicio, un guaireño lo resuelve todo. Otros creen que necesitan una larga lista de fantásticos proyectos que mientras más faraónicos, costosos y desvinculados de la realidad financiera y de las necesidades primordiales de la gente, serán más atractivo para los electores. Y cómo no recordar a aquel viejo político que lo único que ofreció a los ingleses, en circunstancias especialmente difíciles, fue “sangre sudor y lágrimas”

Lo que tienen en común estas visiones que intentan afincarse en el sentido común, es que son terriblemente unidimensionales. Todas creen tener la clave para salir de la crisis.  Valdría decir que la cosa es mucho más compleja, no hay clave ni salidas mágicas, no hay explicaciones monocausales ni formulas univocas.

Al contrario la coyuntura es compleja y la única manera de enfrentarla es colectiva y holísticamente, tanto como sea posible, sin simplificaciones, ni visiones parciales.

De tal manera que simplemente quisiera hacer una lista de las cosas que creo debemos hacer, y no hemos hecho, para superar la crisis más importante de la vida republicana y derrotar al gobierno que la ha construido ladrillo a ladrillo.

Estar donde está la gente

Primero la gente, con una opción preferencial por las mayorías populares, empobrecidas y vulnerables. Hay que estar allí, acompañarlas en la defensa de sus derechos, encarnando sus aspiraciones, bregando y elaborando política para superar la pobreza. Desde allí se construye mayoría, una mayoría contundente y orgánica no podemos conformarnos con la mayoría electoral, que suele ser coyuntural. Abandonar la política de cámaras y visitas a los medios, de declaraciones y figuración. Acompañar a los trabajadores, a los sindicatos, a los usuarios de servicios, a las amas de casa en las colas del hambre, a los desempleados devorados por la inflación, a los enfermos y pacientes crónicos sin medicinas, la denuncia no es suficiente. La creación de “comités de usuarios”, grupos de apoyo, círculos de discusión para que surjan propuestas desde los propios afectados… No podemos resolver los problemas desde fuera del gobierno, pero podemos organizar y prepararnos para el futuro. Sin hacer esta tarea, será mucho más difícil aprobar la asignatura.

Construir un liderazgo colectivo

Olvidar de una vez y para siempre la búsqueda de un hombre, civil o militar. Esta es la práctica más nociva de la política nacional, entregarse al liderazgo carismático de un Fürer o un Duce, más o menos autoritario y hasta simpaticón,  pero que finalmente convierta su voluntad en designio, sus pesadillas en política y sus complejos en odio. Buscar un Chávez de signo opuesto no nos convertirá en una nación prospera, al contrario nos convertirá en una nación tan frágil como una persona. De lo que se trata es de construir partidos, grupos de interés, asociaciones, organizaciones… Liderazgos colectivos como los partidos  de la segunda mitad del siglo XX que, con todos sus defectos, lograron poner su liderazgo colectivo sobre el de sus líderes individuales.

Construir institucionalidad democrática

Desde ya se debe prefigurar la realidad que pretendemos construir, partidos democráticos, con un fluido y fértil debate interno, organizaciones caracterizadas por la defensa y ejercicio del derecho a la disidencia y el respeto a la diversidad, sin liderazgos omnipotentes y anquilosados. Esa es la forma de mostrar que construiremos desde el gobierno una democracia con verdadera participación de la gente, un gobierno que no sea el coto cerrado de algún grupo hegemónico (partido, grupo, mafia o clase) Y lo más importante es ejercitarse para reinventar una institucionalidad con normas claras y universalmente válidas por encima de los designios, opiniones y caprichos de un jefe, caudillo o líder. Eso tiene que significar a futuro un Poder Judicial autónomo (de tribus y partidos), Un Poder Legislativo que legisle democráticamente y con visión estratégica. Unas políticas públicas y un Estado atento a la participación y reclamos de la gente. Es decir, se trata de hacer musculo democrático desde YA!!

Un proyecto de país y de región

Por último, es necesario, en Vargas y en el país, ir construyendo una visión compartida de hacia dónde va el desarrollo. No se trata de una lista de ideas, sin conexión con la gente, ni un proyecto de gobierno genialmente concebido, en la soledad del genio o con la audacia de la ignorancia. Más bien, como el Plan de Barranquilla, una construcción colectiva sobre el futuro posible, que nos ejercite para la participación en la elaboración y en la práctica, de un proyecto estratégico que guie nuestra acción y la mantenga a salvo de la improvisación y de las tentaciones personalistas.

En fin, se me acaba el espacio pero me apresto a decir, que ni Vargas ni  Venezuela necesitan bolas, ni caudillos, ni ofertas electorales demagógicas, ni sangre nueva ni supergerentes, ni guaireños de pura cepa… Necesita cerebros y voluntades puestas donde la gente enfrenta problemas, construyendo liderazgos colectivos, institucionalidad democrática y una visión compartida, un proyecto estratégico de hacia dónde vamos.

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com