×

Opinión

El cambio es cosa nuestra, no de un mesías que venga a rescatarnos

14/03/2017 9:15 AM

Mi deber

Por José"Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear" Mahatma Gandhi Miguel Rodríguez

@Josemiguelrds

Muchos me preguntan todo el tiempo qué va a pasar, qué pienso de tal cosa, cúando salimos de esto, en fin; un montón de cosas que no sé responder más allá de saber y entender que vivivmos una grave crisis generalizada cada vez con dimensiones más grandes. Lo curioso es que quienes preguntan tienen todos algo en común: la expectativa, esperan –o eso pareciera- que algo llegue o mejor dicho, que alguien llegue mágicamente con una solución, sin entender que ese cambio que desean ver es cosa suya y no de un mesías que vendrá a rescatarnos, es justo esa mentalidad lo que nos trajo a este punto y la que parece estar ahí latente, esperando por volver a la luz.

No habría que saber mucho de política, ni ser un reconocido análista político para saber que hoy en Venezuela nos jugamos nuestro futuro, vivimos momentos determinantes en lo que será el destino del país, los venezolanos decidiremos no solo con nuestras acciones sino que también con nuestras omisiones si queremos seguir bajo un sistema que nos ha condenado al hambre, miseria y corrupción o queremos comenzar –juntos- la reconstrucción de un país que día tras día entiende más y mejor que siempre se puede estar peor.

Lo primero, sería decir que los países no se acaban y en el mismo orden de ideas todo pasa y todo cambia; decía San Juan Pablo II, a los jóvenes cubanos “no tengáis miedo, al final del día un dictador es solo una persona” , por más que intenten decirnos y hacer creer que son invencibles y poderosos, debemos entender que no existe mayor fuerza que la de todo un país decidido a cambiar y vivir mejor, debemos entender que son débiles y lo demuestran cuando buscan derrotarnos antes de luchar, robarnos la esperanza y hacernos creer que todo se perdió.

Es quizá, uno de los momentos con mayor desorientación en los últimos tiempos, un Gobierno Nacional que nos quitó el derecho a participar y a elegir en octubre del año pasado y al frente una oposición desarticulada, sin objetivos ni discurso claro frente a un país que necesita y exige una conducción en momentos de grandes tribulaciones, podemos decir sin lugar a duda que la política no está cumpliendo su función cuando más se requiere de ella y que la dirigencia, tanto chavista como opositora no está a la altura del grave e importante momento histórico que vivimos.

Cómo no perder la esperanza, cuando se vive en condiciones deplorables e infrahumanas, cuando comer se convierte en un milagro y vivir con una salario es una osadía, cuando estar dentro de tu país se convierte en el reto de vivir con miedo y temer por tu vida incluso aún cuando estás dentro de tu casa; y el peor de los miedos, acostumbrarme a todo esto, que creamos que es normal ver niños comer día tras días de la basura, que es normal que persigan a quienes adversan este sistema, que nos sintamos incluso a gusto por recibir una bolsa miserable de comida de quienes quieren incluso decidir qué y cúando debes de comer.

Es una osadía y todo un reto mantener aún, después de tanto, la cabeza en alto y  tener esperanza, es fácil sentir la tentación de rendirse, buscar oportunidades y un mejor porvenir en otra nación y confieso que no me atrevo a criticar o negar esa posibilidad, porque mi compromiso y deber antes que con un colectivo es conmigo mismo, sí me comprometo a entender que todo esto es una locura, que está mal, que es mi deber moral y ciudadano oponerme a la miseria generalizada a la que nos han querido condenar, a levantar mi voz frente a lo injusto y hacer lo que está en nuestras manos mientras pueda, a dejarlo todo en la cancha por la idea de un mejor país.

Quienes seguimos en Venezuela, debemos entender y asumir bajo las circunstancias y momento histórico que lo hacemos. Este país nos exige más a cada uno, nos exige seamos protagonistas del cambio que se merece y necesita, que seamos nosotros quienes con el papel y lápiz de nuestroas acciones y ejemplo cambiemos de una vez por todas el ritmo de Venezuela.

 

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com