×

Opinión

Delcy Rodríguez, Canciller de la República

21/09/2016 7:41 AM

La Diplomacia Venezolana también está en crisis

Por: Lamentable ver que quienes han ocupado en los últimos 16 años la Cancillería venezolana, no han demostrado ser dignos de dicho cargo Lauren Caballero  

Internacionalista

El gobierno de Nicolás Maduro es amateur en el manejo de la política exterior y eso explica el fracaso de la diplomacia venezolana durante su mandato. Su poco conocimiento sobre el tema ha llevado a que Venezuela sea el hazme reír del continente, lo cual es un motivo de preocupación para aquellos venezolanos expertos en asuntos internacionales.  

La última demostración de lo anterior, es el desenvolvimiento que ha tenido la diplomacia venezolana en el ámbito del Mercosur, ya que no solamente ingresamos a dicho bloque por la ventana (recordemos que ingresamos gracias a que Paraguay, único país que se negaba al ingreso de Venezuela, había sido suspendido debido a la sospecha de ruptura del orden constitucional en ese país durante el 2012), sino que ahora el gobierno de Maduro pretende imponerle al resto de Estados miembros, como lo hace en Venezuela, sus caprichos.

Recientemente los miembros fundadores del bloque (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay)  decidieron que Venezuela no cumplía los requisitos para asumir la presidencia pro tempore debido, entre otras cosas, a que se sospecha que existen graves limitaciones a la democracia en dicho país, lo cual, según el protocolo de Ushuaia (clausula democrática del Mercosur) es un motivo de sanción.

Un principio fundamental del Derecho Internacional es el conocido como “Pacta Sunt Servanda”, que quiere decir que todo Estado se encuentra obligado a cumplir de buena fe con los compromisos contraídos en el ámbito internacional. Pues bien, el hecho de que la diplomacia madurista no se haya puesto al día con algunos de los compromisos que contrajo una vez que ingresa como miembro pleno de dicha organización pone aún más en entredicho la capacidad de este gobierno para honrar sus obligaciones internacionales. Venezuela contaba con un plazo de 4 años para adecuarse a la normativa vigente de dicho organismo, según lo establecido en el artículo 3 del Protocolo de Adhesión de La República Bolivariana de Venezuela al Mercosur. Este plazo se venció el 12 de agosto del 2016. 

Es lamentable que nuestra política exterior se encuentre en manos de un personal que deja mucho que desear y, aparentemente, sin ningún tipo de compromiso con el país, pues está claro que el compromiso de muchos de los actuales funcionarios del servicio exterior no es con los intereses del Estado venezolano, sino con los intereses gubernamentales ajenos a las necesidades del venezolano común.

 La política exterior debe tener como fin primordial la defensa y consecución de los fines del Estado. Es decir, garantizar el desarrollo económico y social, la defensa de la soberanía, la promoción de la venezolanidad, el resguardo de los bienes de los venezolanos en el extranjero, entre otros.

No siempre fue así

Es la primera vez en la historia venezolana que la política exterior está en manos de un personal tan poco cualificado. Basta fijarse solo en los ministros de relaciones exteriores o quienes han hecho sus veces en años precedentes para notar la abismal diferencia entre lo que fue y lo que ahora es: empezando por Juan Germán Roscio, prócer venezolano y redactor del Acta de Independencia del 19 de abril de 1810; pasando por Pedro Gual, ministro de exteriores de Simón Bolívar; Santos Michelena, quien habría llegado incluso a recuperar prácticamente todo el territorio Esequibo, lo cual fue vetado por el congreso de entonces (ver tratado Michelena- Pombo 1833); pasando por el ministro Marcos Falcón Briceño, ministro de exteriores de Betancourt, quien tuvo la responsabilidad de mantener a Venezuela a salvo del asedio de las dictaduras del Cono Sur para garantizar el modelo democrático que apenas nacía (1960-1964); continuando con el ministro Ignacio Iribarren Borges, quien defendería a capa y espada nuestros derechos sobre el territorio Esequibo, llegando incluso a firmarse durante su estadía a cargo de la política exterior de Venezuela, el Acuerdo de Ginebra (1966), mediante el cual se reaviva la legítima reclamación venezolana sobre el citado territorio.

Es lamentable ver que quienes han ocupado en los últimos 16 años el cargo de Ministro de Exteriores, o Canciller como se le llama a veces en Venezuela, no han demostrado ser dignos de dicho cargo, ya que lo han utilizado única y exclusivamente para defender y promocionar la ideología del partido de gobierno en lugar de defender y proteger los intereses de Venezuela y de sus ciudadanos.

Esto también lo podemos cambiar. 

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com