×

Opinión

04/10/2016 8:27 AM

La Compañía Guipuzcoana

PorA propósito de los 288 de la fundación de la Compañía Guipuzcoana, el historiador Rubén Contreras comparte con nosotros esta completa reseña de su existencia Rubén Contreras

Historiador

 

Dada la necesidad de establecer un contacto directo y permanente entre España y las Provincias de ultramar,  a fin de regular el intercambio entre ambas, dado el desigual producido por España con los virreinatos de La Nueva España, en México y el de Lima, en Perú, y luego con el de Santa Fe de Bogotá, por la importante producción de minerales y piedras preciosas de estos virreinatos, cuestión que ponía en minusvalía a las demás provincias,  la corona española estudiaba la posibilidad de crear una compañía de navegación que permitiese regular el intercambio comercial entre las mismas.

El poco interés demostrado por la corona española, incidió en que los agricultores y productores venezolanos, apoyados en el repartimiento de las tierras y en las encomiendas de indios, utilizaron estos medios y modos de producción para crear cultivos de variados productos como el cacao, el añil, el tabaco,  el maíz, la zarzaparrilla y con la ganadería de extensión, su exportación y la venta de los cueros, para ir creando una propiedad territorial agraria, como lo ha denominado el Dr. Germán Carrera Damas, la cual servía de base para   mantener un intercambio comercial con los contrabandistas holandeses, ingleses y franceses, que les permitía s los productores criollos la salida de sus productos a los mercados europeos, en los cuales el cacao venezolano se cotizaba a excelentes precios.

Esta cotización del caco venezolano en Europa, preocupó a las autoridades de la corona, dado el poco intercambio comercial entre Venezuela y España, al extremo que  entre los años de 1706 y 1721, la corona española no registró ningún ingreso de buques provenientes de los puertos venezolanos, razón por lo que la corona española emitió una Real Cédula, ordenándole al gobernador de Caracas la emisión de relaciones anuales acerca del número de barcos que zarpaban de los puertos venezolanos.

Ya en 1621, la corona había creado La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, la cual en 1648, solicitó la explotación de la sal, de las Salinas de Araya, lo que era un antecedente utilizado por los productores y comerciantes de Venezuela para exigir la creación de una compañía que mantuviese un intercambio constante con la metrópoli y Venezuela, así como también evitar el contrabando entre los habitantes de esta Provincia y los holandeses y británicos, que tocaban las costas venezolanas, los cuales aparte de vender sus mercancías, también introducían las nuevas ideas y corrientes de pensamiento que circulaban en Europa, en los libros que dejaban a los interesados y ávidos de nuevas noticias. La corona Española determinó celebrar un contrato con la Compañía Guipuzcoana, para regular el comercio entre ambas partes.

Es así como el 25 de Septiembre de 1.728, se gesta un acuerdo que comprende el inicio de un monopolio comercial entre España y Venezuela. Esta práctica no era una novedad, ya que los venezolanos habíamos tenido durante el siglo XVI una empresa encargada de administrar los bienes y territorios, como fue  el acuerdo con los Welsares, en 1528,  y ahora era una necesidad debido a  que en América existían colonias que aportaban mayores riquezas a la Corona como  ya lo señalamos, pero que entraron en un periodo de agotamiento y era necesario buscar nuevas fuentes productivas y de riquezas, y esos criollos de orilla estaban cumpliendo su tarea de trabajar la tierra.

Los Vascos de Guipuzcoana gente dinámica, emprendedora con capital se apoyan en el desprendimiento español para con Venezuela y crean una empresa con capital de un millón y medio de pesos y empiezan a conducir las riendas de la economía y política de la Colonia Venezolana.

El acuerdo contiene 18 artículos o cláusulas bilaterales para los contratantes y las bases de la compañía en condiciones que a ambas partes obligaban a su cumplimiento, lo que motivó a la diputación foral de Guipuzcoana a nombrar una Comisión compuesta por los señores Don Francisco de Munibe e Idiáquez, Conde de Peñaflorida, Don Juan Ramón de Arteaga y Lazcano, Marqués de Valmediano, Don José de Areízaga  y Corral y Don Francisco Ignacio de Lapieza y Zarauz, las cuales al previo conocimiento de cuanto antecede, el 17 de Noviembre del mismo año de 1.728, presentaron las bases constitutivas de la Compañía de Caracas, la cual contenía 24 cláusulas por las cuales debía regirse la Compañía y acatarse por ambas partes.

Es así como a partir de Septiembre de 1730, empiezan a arribar a Venezuela las primeras naves de productos bajo el Comando de Pedro José de Olavarrioga, con 561 personas y diversos productos comerciales. La Venezuela de ese entonces tenía una economía en ascenso y constante con Veracruz (México), con contrabandistas como ya lo dijimos y una aristocracia que basa su posición económica en la explotación de la tierra y de los esclavos,  dado que existía una Real Cédula que concedía a los productores y comerciantes la tercera parte del buque para llevar sus productos, cuestión  que no fue reconocido por los directivos de la Compañía, y aunque estos trataron de mantener sus privilegios,  la Guipuzcoana lo negó generando en 1.732, el primer malestar con la clase criolla.

Luego en 1.738,  la Compañía Guipuzcoana aumenta sus ambiciones económicas al solicitar el monopolio comercial con México, el cual era ejercido por la Aristocracia Económica Venezolana representada por el Márquez del Toro, el Conde de San Javier, el Márquez del Valle de Santiago y otros dueños de naves y cacao, al ofrecerles pagar la fanega de Cacao a 11 pesos en vez de 14 que era el que regía en esos días. El ayuntamiento accedió a la petición, pero la Corte la desaprobó atendiendo la protesta de los comerciantes lesionados.

También en 1.740, logra la Compañía Guipuzcoana que el Consejo de Indias le autorice a sacar Cacao para Veracruz pero los hacendados no le venden el producto. A pesar de estos contratiempos la Compañía ha acumulado triunfos y una serie de privilegios, como el estar exentos de pagar derechos de importación para los productos que llevan a España los tripulantes de las naves, tienen el monopolio  de la provincia de Venezuela, ha vencido a solicitantes del monopolio con Maracaibo y usufructúa sus riquezas agropecuarias y mercantiles.

La audacia de las negociaciones y comercio emprendido por la Compañía ha sido tan arrolladora que para ese año de 1.746, el Consulado y Comercio de Cádiz dejará de ejercer el Tutelaje que tenía para la compañía y así la empresa impone precios a la mercancía de los productos. Es decir cualquier producto y comerciante Venezolano con interés en comerciar y vender sus productos, exportar e importar debe hacer la antesala ante las autoridades de la Compañía Guipuzcoana a ver si cuenta con el visto bueno para realizar su operación comercial.

Este monopolio poco a poco fue despertando un sentimiento adverso por parte de los productores y comerciantes Venezolanos, en contra de la Compañía Guipuzcoana, ya que este clima monopolista de sabor capitalista era contrario a la iniciativa de la gente emprendedora por realizar labores de empresa y motiva a que se den levantamientos en contra de ella, como fue el caso del Levantamiento del Zambo Andresote en Yaracuy en 1.732, porque la Compañía frena el Contrabando que tenía este con los Holandeses.

Luego Juan Francisco de León, Teniente de Justicia Mayor en Panaquire, se sublevó el 19 de Abril de 1.749, al modificar la Compañía los precios del Cacao y bajarlos a 8 pesos, una rebaja de 12 pesos, ya que el año anterior la Compañía pagó la fanega en 20 pesos y ahora quería pagarla a aduciendo los problemas en el transporte marítimo, por estar navegando en los predios de la ruta de los corsarios y no tenían seguridad en el viaje.

Esta situación motivó al Gobernador Castellanos a reemplazar de su cargo a Juan Francisco de León, cuestión que motivó a este emprender una marcha hacia Caracas para hacer valer los derechos de los productos, cuestión que es apoyada por el Cabildo de Caracas el 22 de Abril al realizar un Cabildo abierto y proponer a la Compañía mantenga los precios, pero esta exige una prórroga para tomar su decisión.

Como no hubo respuesta y la Compañía obvió el planteamiento del Cabildo. Juan Francisco de León regresa a Caracas el 1 de Agosto del año 1.749, con una fuerza impresionante por el número de acompañantes y va hasta La Guayra para conversar con las autoridades de la Compañía.

Ese mes de Agosto llega a Venezuela el nuevo Gobernador que va a sustituir a Castellanos, Dr. Julián de Arraiga y Rivero quien viene investido de la más amplia y absoluta libertad, acompañado de 1500 hombres y un piquete de caballería para evitar cualquier derramamiento de sangre, oír todas las opiniones y afirmar el principio de autoridad. La Compañía debía seguir en sus funciones con las restricciones del caso.

La conducta de este nuevo Gobernador, firme en defensa de La Compañía Guipuzcoana, lesionó los intereses económicos de quienes propugnaban un orden diferente y por eso no pudo Juan Francisco de León seguir defendiendo los intereses de los criollos y derrotado en 1.751, su casa fue destruida y sus cimientos regados con sal, preso fue declarado “Pertinaz Rebelde y Traidor a la Real Corona y por ello Reo”, en un barco de la propia Compañía fue llevado a España.

Después de este intento de León por buscar mejoras para los criollos, la Compañía Guipuzcoana sigue imponiendo precios y controles, pero no logran acuerdos con los productores decayendo por este motivo la producción agrícola y el comercio, hasta que la Corona crea la intendencia de Real Hacienda y pone al frente a la misma al Intendente Avalos, quien expresa ante Carlos lll el 4 de Abril de 1.777, el estado letárgico en que se encuentra la agricultura de Venezuela y que la Compañía Guipuzcoana no abastece satisfactoriamente el mercado de Venezuela y los precios que paga son deprimentes 8, 10 y 12 pesos por fanega de Cacao, mientras los contrabandistas pagan 24 y 26 pesos, por lo que se impone la libertad comercial tal como lo planteaba Juan Francisco de León. 

Este planteamiento de Avalos da frutos y en 1.781, la Compañía Guipuzcoana queda equiparada a las Compañías particulares, y cuatro años después refundida en la Real Compañía de Filipinas.

Así se cerró un ciclo de Historia de Venezuela que dejó satisfacciones a los dueños de la Compañía y produjo un sentimiento unitario para los criollos que aspiraban manejar sus cuentas de una manera independiente. Pero también dejo entrever el poco interés que tuvo la Corona Española por esta Provincia, la cual no le deparaba las satisfacciones que otras con mayores riquezas minerales, que les permitían a los Reyes imponer condiciones ante otras potencias para la época.

¿Que nos quedo de eso?  Los Beneficios que aportó La Compañía Guipüzcoana

  Aparte de los Símbolos estructurales en las magníficas construcciones de La Guayra, una arquitectura vasco andaluza que identifican a Venezuela en cualquier parte del mundo,  como las de Puerto Cabello, Guanare y Cumaná, entre otras, la Compañía Guipüzcoana incentivó el cultivo de los rubros agrícolas al extremo de  que de acuerdo a  las relaciones anuales de los productos venezolanos provenientes de la gobernación de Caracas, entre los años de 1725 y 1729 sólo se despacharon 20.348 fanegas de cacao, y en general para España, Canarias y otros puertos de América se habían despachado entre 1700 y  1729, 642.023 fanegas de cacao y luego entre 1730 y 1748, se exportaron 858.978 fanegas de caco.

A partir de las actividades de la compañía,  se empezaron a cobrar los derechos de todos los navíos que entraron y salieron por La Guayra  y demás puertos controlados por la misma,  registrándose entre 1727 a 1731, la cantidad de  1.541.646 reales y 1732 a 1736 estos ascendieron a 2.880.086 reales. Durante estos años, el comandante Inspector de La Compañía, enviado desde España Martín Lardizábal, quien luego asumió la gobernación de Caracas, pudo satisfacer los gastos provinciales, al enviar 10 ducados de plata a Cumaná, 7.000 pesos a Margarita, 4000 pesos a Trinidad y lo suficiente para la guarnición de Maracaibo y para comenzar la construcción de un fuerte en Puerto Cabello, que por último costo 300.000 pesos, como nos lo refiere Ronald D. Hussey en su Obra La Compañía de Caracas, 1728-1784.

Es menester destacar que hasta la constitución de La Compañía Guipüzcoana, en 1728, la burocracia que actuaba en las provincias de Venezuela, dependían en lo económico del Virreinato de La Nueva España (el Mexico actual), debido a que esta mantenía una producción constante de oro y plata y la corona española había determinado, que La Nueva España,  enviase las remesas de dinero a Venezuela, para cubrir los gastos de personal, así como también para la construcción de obras de infraestructura, cuestión que cambió  radicalmente, en virtud que de los impuestos, derechos, tasas y otros, cobrados por la Guipüzcoana, se destinasen las partidas correspondientes para cubrir  los gastos y operaciones en Venezuela, como lo observamos en el párrafo anterior.

De igual manera, en el estudio de Hussey, se plantea que para 1728, se tenían censadas en Venezuela, en todo su territorio 759 haciendas y por término medio se recogía una cosecha anual de cacao de 60.000 fanegas, pero como resultado del estímulo dado por la compañía a los productores, se limpiaron y laboraron mejor las antiguas haciendas y se proyectaron otras nuevas para incrementar en pocos años la cosecha a 130.000 fanegas de cacao anuales.

Esta actividad desarrollada por la Compañía Guipüzcoana, aunada también al ingreso de ciudadanos negros en calidad de esclavos, permitió incrementar la mano de obra necesaria para acelerar la producción de los rubros señalados e incrementándose como hemos visto con el cacao y también con el tabaco, rubro al cual le prestó atención la compañía en los llanos de Barinas, el cual creció en términos cualitativos, generando ganancias tanto para los productores como para la empresa. Y en cuanto a la actividad ganadera esta también se vio fortalecida al incrementarse el número de cabezas y de rebaños, y por ende la exportación de cueros.

Esta fluctuación de dinero generó mayor circulante en las provincias de Venezuela, dándose el caso en lo atinente a los diezmos que correspondían al Obispo de Caracas, derivados de los productos agrícolas antes del ingreso de la compañía estaban por el orden de 10.000n pesos anuales y después de creada la compañía estos alcanzaban a más de 20.000 pesos anuales.

Podemos decir que así como la compañía pudo cubrir con las expectativas de sus directivos, la provincia venezolana vivió momentos de crecimiento debido a que aparte de los pagos a la burocracia, la compañía asumió obras de construcción, como caminos y los muelles conocidos como Tajamar en la Guayra y Puerto Cabello, entre otros,  lo que indica que a pesar del monopolio y la opresión a que fueron sometidos algunos de los productores criollos, por el monopolio ejercido por la empresa, esta cumplía con las directrices emanadas desde la corona, cuestión que se aprecio en la minimización de la actividad ejercida por el contrabando,  Y algo importante que debemos reconocer fue gracia s a ese intercambio  comercial, llegaron a las costas venezolanas, las ideas de libertad que germinaron en nuestro pueblo y que hicieron posibles los sueños de los independentistas y lograron la independencia de la corona española.

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com