×

Opinión

La boda del hijo de Carneiro ha sido la muestra más flagrante de deshonestidad en su entorno

27/09/2016 11:50 AM

Hijos de Vargas de primera y de segunda

Por"Se dicen socialistas pero se dan banquete frente al pueblo hambriento" Daniel Lara F.

Hay unos hijos de Vargas, por adopción o natalicio, que tienen los privilegios que en época de escasez y estrecheces terminan siendo groseros. Comer delante del hambriento siempre ha sido cosa de gente ruin.

Pero "comer delante del hambriento" hoy en Venezuela no es un decir. Hoy comer es un privilegio, comer tres veces al día es un lujo al que solo tienen acceso un 15% de los varguenses, según estiman mediciones serias de opinión en la región. Comer delante del hambriento, era cosa que decían los viejos comunistas que hacían los ricachones de otrora, tentando al pueblo proletario a armar la revolución de los pobres, de los descamisados famélicos.

Insulto a la historia, entonces, que quienes se dicen socialistas sean hoy los que se dan banquete frente a un pueblo hambriento al que no le alcanza para comer.

Un gobernador paseando en yate, mientras decenas de miles de varguenses se apiñonan en buses destartalados insuficientes para transportar tanta gente. Unos concejales cobrando sin trabajar, mientras el pueblo trabaja y no le alcanza ni para comer. 

Los hijos los descubren. Hoy ningún padre tiene posibilidades de darle lujos a sus hijos en Vargas. Los lujos son comer y tener salud. Solo eso.

Pero los hijos de Carneiro se casan a todo trapo, con fiesta exclusiva, despedida de soltero escandalosa y luna de miel en Dubai. 

Los hijos de los docentes no tienen zapatos para ir al colegio, porque sus padres ganan 14 mil bolívares al mes.

Las hijas de Arnaldo Moscoso, tienen 700 mil bolívares cada una, más los dolaritos del caso, para irse a vivir a México "porque aquí en Venezuela se aprovechan del talento" y, a decir de las muchachas, ellas tienen muchos sueños que cumplir para quedarese aquí en este país.

Mientras las hijas de Moscoso sueñan en México, las hijas varguenses sueñan con tres comidas diarias que no tienen.

Los hijos de Vargas, los de segunda, los pata en el suelo (o sea, el 90%), no tiene uniforme nuevo este año escolar. No tuvieron vacaciones en Dubai. A duras penas comen. 

Los hijos de Vargas, los de la primera categoría, ya hacen planes de sus vacaciones navideñas, debatiéndose entre Europa o EEUU. Los hijos de Vargas de segunda categoría, muy probablemente no tendrán regalos de navidad ni comerán hallacas, al paso que vamos.

Del legado de Chávez mucho se ha especulado. Del legado de Carneiro, podemos hablar largamente y decir que sin duda alguna tiene un avance económico que mostrar para él y su familia, para su entorno de colaboradores y para sus parásitos del caso.

Pero en Vargas, en el pueblo de esta región, el legado de Carneiro es la más profunda división. Más que división política, división socioeconómica pura, absurda y vil, en la que a los docentes se les pide "hacer el sacrificio" de ganar sueldo mínimo, mientras los príncipes de Playa Grande que son los niños Carneiro hacen el sacrificio de pasear por Dubai.

Provoca mentarles la madre. Pero ¿Para qué, si no quieren ni a su mamá?

 

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com