×

Opinión

Los militares han decidido tomar el control del casco histórico de La Guaira,cuna del civilista José María Vargas

28/09/2016 8:23 AM

El ZODI 42 en La Guayra: otra arbitrariedad de la peste militar

Rubén"Este gobierno militarista-comunista, actúa a su libre albedrio y conveniencia, imponiendo su criterio a trocha y mocha, sin importarle la opinión, salud y bienestar de los ciudadanos" Contreras

Historiador

La Guayra en su desarrollo urbanístico a pesar de ser la capital del estado Vargas, mantiene la misma red vial de hace 65 años, cuando fue construida la avenida Soublette y antes de llegar a la casa Guipuzcoana, encontramos una estructura Art Deco, en la cual funciona Ipostel, un Mercal, el Banco de Venezuela, el Consejo Nacional Electoral y dependencias de la Alcaldía de Vargas, desde la cual comienza la calle Bolívar de La Guayra y concluye en la esquina de Pachano o la esquina caliente como la denominan los parroquianos.

Desde la Casa Guipuzcoana hasta la Plaza Vargas hay un estacionamiento público, ya que en ese corredor están ubicadas varias dependencias como oficinas de la gobernación en la casa vasca, la notaría, el despacho del Alcalde, oficinas de aduana, el Diario La Verdad, restaurantes y otras.

En la calle Bolívar están ubicadas la Escuela Ambrosio Plaza, la biblioteca José María España, La Sociedad Bolivariana de La Guayra, una Unidad de extensión de la USB en la casa que fue de José María Vargas, El Ateneo de La Guayra, la tipografía La Guayra, carpinterías, oficinas de aduana, panaderías y negocios diversos.

En una decisión arbitraria e inconsulta, violatoria de ordenanzas, leyes estadales y de la constitución nacional, el alcalde del municipio dió una orden verbal a la policía municipal hace varios meses, prohibiendo el uso del estacionamiento en su ala norte por cuestiones de seguridad. Demostrando con esto el miedo parejo que estos militares golpistas tienen a compartir espacios con la ciudadanía.

Ese mismo alcalde, que no hace vida cotidiana en la región y que gobierna a traves de un amanuense, motivo que ha llevado a los trabajadores de dicha municipalidad a endilgarle el epíteto de Gasparín, desalojó las oficinas de ingeniería municipal, que estaba ubicada al sur de  la vía auxiliar de la avenida Soublette, frente a los Silos Trigueros de La Guayra y al lado de la Casa de Acción Democratica, para que se instale una dependencia militar, el Zodi 42.

Lo paradójico  de la cuestión es que se instala dicha dependencia militar,  con elementos y pertrechos de guerra y que según tiene como misión darle seguridad a los ciudadanos del estado, en una zona de alta afluencia de tránsito vehicular y peatonal,  violando ordenanzas de zonificación urbanista,  ya que dicha dependencia militar debe estar ubicada en una zona o área en la cual no entorpezca el  desarrollo normal de la ciudadanía y hasta ahora no se ha visto que el Concejo Municipal del Municipio Vargas, haya modificado o creado una ordenanza con la finalidad que esa dependencia militar se instalase en un  perímetro urbano de alta incidencia ciudadana.

La cuestión es que dicho Zodi, se ha convertido en un elemento perturbador de la vida ciudadana en la Guayra, dado que se colocó en esa vía auxiliar una vallas decretando dichos espacios como zona militar, por órdenes expresas del general que comanda dicha institución, prohibiendo el tránsito vehicular, sin importarle ni interesarle las diversas actividades civiles, municipales, comerciales, culturales  y políticas que se desarrollan y generan en dicha área.

Esta situación viene a corroborar y a demostrar, que este gobierno militarista-comunista, actúa a su libre albedrio y conveniencia, imponiendo su criterio a trocha y mocha, sin importarle la opinión, salud y bienestar de los ciudadanos, y desde que llegaron en 1999, hacen todas las cosas que les da la gana, sin importarles ordenanzas, leyes o cualquier normativa legal, dejando al ciudadano de a pie indefenso, dado que ante los reclamos que se hacen a los organismos pertinentes, sus funcionarios  hacen mutis como el avestruz, que esconden su cabeza, dejando al ciudadano indefenso e inerme, ya que esas imposiciones militaristas dejan al descubierto la arrogancia pretoriana de unos patanes que se consideran ungidos por haber apoyado el golpe militar del 4 de febrero de 1992.

Esta situación es menester enfrentarla con coraje y con determinación, ya basta de tantas imposiciones y ordenes que contravienen la salud pública y demuestran la orfandad de la ciudadanía de a pie. Esta peste militar que usurpa el poder debe cesar, hay que mandarla nuevamente a su espacio original, al cuartel, a donde los mando Rómulo Betancourt en 1958.

Por esa razón hay que insistir con fuerza y determinación con el referendo revocatorio, hay que acabar con estas arbitrariedades y hacerle entender al ciudadano de a pie, que los militares tienen su espacio, pero lamentablemente en esta Venezuela de hoy, se constituyó y se creó por la concesión que les dio Chávez con la finalidad que lo sostuvieran en el poder, una casta corrupta y delincuencial de unos cuantos,  ha derivado en la peor peste militar que hace vida en el continente americano.

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com