×

Opinión

15/08/2017 8:38 AM

El Falso Dilema | Por José Miguel Rodríguez

Por: José Miguel Rodríguez, ONG MoviVargas

En Twitter es @JoseMiguelRDS

Los últimos días han sido realmente duros, no solo hemos tenido que ver a Nicolás Maduro expresar amenazas e insultos una y otra vez, lo hemos escuchado decir descaradamente que “lo que no lograron con los votos lo lograrían con las balas”. Han sido días donde hemos tenido que lamentar la manera tan nefasta como han manchado el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo de la misma forma como secuestraron el Salón Protocolar del Parlamento Nacional.  

Los países no tienen fondo, es algo que a un alto costo hemos aprendido durante los últimos años, es cierto, siempre se puede estar peor, pero si de verdad existiera ese “fondo” estoy seguro que se parecería bastante a “destituir” a la Fiscal General de la República y acto seguido realizar el nombramiento del “Defensor del Pueblo”  Tareck William Saab como Fiscal General, usurpando con ello competencias de la Asamblea Nacional y violando la Constitución Nacional. El Chavismo no deja de sorprendernos, se han superado en su afán de totalizar el poder y han redimensionado el significado de caer bajo; los últimos días hemos conocido su peor cara, no contentos con  realizar el fraude Constitucional y Electoral más vergonzoso de nuestra historia se han dedicado a pisotear la Constitución y perseguir a nuestros dirigentes políticos a través de un Tribunal Supremo de Justicia conformado por los verdaderos “juristas del horror”.

No contentos con ello, un año después de lo estipulado en la Constitución han convocado a Elecciones Regionales, buscan con ello distraernos y ponernos a pelear al punto de casi acabar con la Unidad, nos han encerrado en un falso dilema y un debate estéril con el agravante de buscar legitimar a una Dictadura que nos robó hace menos de un año el Reférendum Revocatorio.

Todo fue maquiavélicamente pensado, la idea de colocar las inscripciones a elecciones regionales apenas días después del fraude constituyente no es más que una maniobra que busca obligarnos a pasar inadvertido este terrible fraude y no quiere otra cosa que no sea desarticular a la UNIDAD al mismo tiempo que genera desesperanza en cada uno de los ciudadanos.

Este mismo cinismo, que incluso se tomó el atrevimiento de adelantar las elecciones regionales a Octubre de este año y limitarlas únicamente a los Gobernadores, excluyendo a los Consejos Legislativos Estadales, es el mismo cinismo que nos colocó en una díficil posición donde debemos escoger entre dos malas opciones: la primera -quizá la respuesta más rápida que se podía ofrecer- sería decidir no participar en elecciones regionales de Diciembre, fundamentarse –válidamente- en la ilegitimidad reiterada del Consejo Nacional Electoral y de sus rectores, decir que no hay condiciones para participar, lo cual de nuevo, creo que es una posición respetable y válida, pero que nos pone en desventaja y tiene el alto costo político de regalar cada Gobernación y lo que ella significa para el régimen, al mismo tiempo que nos saca de un tablero donde somos más fuertes y hemos construido una amplia mayoría: el terreno electoral.

Existe un segundo escenario, díficil y complicado, con muchos obstáculos y retador; cada vez con un costo político más alto entre nuestros simpatizantes; ese escenario implica escoger la opción de participar, entender que el voto en tiempos de dictaduras se convierte no solo en un derecho fundamental sino que debe ser también un instrumento de cambio, de protesta y sobre todo de rebeldía cívica, un escenario que pondría al gobierno en una posición de desventaja ya que robándose las elecciones pierde más legitimidad y gana más rechazo popular del pueblo y comunidad internacional, mientras que por otro lado, en el caso de realizar las elecciones pierden aún más, 23 gobernaciones que pasan a estar en manos de fuerzas democráticas y que significan reducir el poder de este régimen.

Todos sabemos que habrá condiciones de ventajismo como las que vienen sucediendo, sabemos también que serán unas elecciones atípicas e incluso sabemos que es probable la suspensión de Elecciones Regionales por parte del Consejo Nacional Electoral, en cuyo caso el costo político de dicha decisión será elevado y traerá consigo un alto rechazo de la comunidad internacional; mientras que por otro lado, en un escenario donde vamos a elecciones el régimen perderá –según distintos sondeos y estudios de opinión-  al menos 18 Gobernaciones.

Más allá de lo que pasa y puede pasar, es un grave error subestimar a nuestro rival; el chavismo planifica y evalúa cada escenario político y decisión a tomar. Hoy, aún con graves fracturas internas -cada vez más visibles- son capaces de mantener la unidad de acción y un discurso monolítico. Hemos cometido errores, no queda dudas de ello, el primero es no haber tenido preparado un discurso, mensaje y postura unitaria frente al tema regional definido con anterioridad, ello permitió al régimen lograr su cometido de dispersar y desarticular a las fuerzas democráticas.  Lo cierto es que hoy el Gobierno nos metió en una discusión estéril  que nos divide y distrae del objetivo: generar un cambio político real de Venezuela.

Es cierto, quizá los errores de nuestra dirgencia han llegado en un momento inoportuno, ello sumado a un problema que en mi opinión no es de fondo sino que resulta de forma, la mala comunicación nos pasa factura; generando–como es natural-  decepción y frustración en una parte de la población.  Llegó el momento  de seguir adelante, las elecciones son sencillamente un nuevo escenario político que no excluye de ninguna manera la calle ni la lucha institucional que comenzó hace más de 130 días y que no tendrá fin hasta reconquistar la Libertad y Democracia de Venezuela.

Venezuela no es ni será lo que se ve o se lee en redes sociales, la verdad es que hoy mientras nos agotamos en un débate estéril nuestro país nos exige una respuesta inmediata, es el mismo país que parece sucumbir frente a las tinieblas y desesperanza, el mismo donde en cada casa y hogar se diserta a cuál país emigrar y soñar en crecer dentro de Venezuela parece cada vez más una utopía. Hoy cuando miles de venezolanos se acuestan a dormir sin poder comer y una madre llora en el barrio sin consuelo a causa del hampa -impune- que asesinó a su muchacho debemos llamar a la profunda reflexión, la política debe ser un ejercicio que tenga prioridad a los más desposeídos, debe tener siempre presente al diálogo y entendimiento y debe estar guiada sobre todas las cosas por el compromiso, un compromiso que no es más que la responsabilidad y el deber moral y ciudadano de ser luz en medio de la oscuridad, un compromiso de luchar, apostando a nuestro país Venezuela  con el sueño de poder ver a nuestros hijos a la cara en unos años, llenos de orgullo propio y decirles que sí se pudo, logramos con nuestro esfuerzo y sacrificio ser los nuevos libertadores de Venezuela.

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com