×

Opinión

Acallar la pluralidad de voces ha sido el rasgo más llamativo de este gobierno desde 1998

17/10/2016 8:48 AM

Democracia y Dictadura ¿Dónde está el limite?

Bruno Si no ha pasado la raya amarilla, que separa democracias de tiranías,  es porque la raya es bastante flexible y el gobierno es bastante sui generis Gallo

En Twitter: @brunovgallo

La pregunta obligada tras una serie de violaciones a elementales normas constitucionales y principios republicanos es: ¿Cuál es el limite entre una democracia de origen, surgida de elecciones en las que el fraude se ha cacareado pero nunca demostrado  y una tiranía clásica en la que la opinión y voluntad de la mayoría, simplemente es desconocida ...y frente al reclamo, la respuesta es la represión? ¿Dónde está la raya amarilla que un verdadero republicano no se saltaría?

Retrospectiva:

Desde los días en que aún vivía el comandante eterno, supremo y gigante (que ladilla!!) hemos visto sistemáticas violaciones al espíritu de las leyes, al contrato social y a todo lo que constituye la diferencia entre una monarquía absoluta y una democracia de poderes separados y autónomos.

Después de 2002 y sobre todo de la abstención de 2005, se vienen construyendo unos poderes públicos supeditados al Ejecutivo. Desde entonces ni el TSJ, ni el CNE, ni la Contraloría General de la Nación, ni la Fiscalía han tomado una sola decisión contra un funcionario importante de un Gobierno signado por corrupción, narcosobrinos, delitos varios, irrespeto a las normas electorales y a la decencia en el manejo de la cosa pública. En 2007 Chávez intenta una Reforma Constitucional, es derrotado en el Referendum, pero implementa de hecho lo que la voluntad popular le niega.

En 2008, la situación empeora. Chávez exige a sus seguidores constituir un Partido Único y amenaza con volver “Polvo Cósmico” a quienes lo desobedezcan. Ese año los caraqueños, los de la Gran Caracas, votan contra Aristóbulo. Ledezma es electo Alcalde Metropolitano. Los meses siguientes vieron al jefe del Ejecutivo saltarse a la torera normas universales de convivencia democrática y transferir recursos y atribuciones de la Alcaldía recién ganada por la oposición, a un organismo creado a imagen y semejanza de la improvisación, solo para convertir el gobierno local mas importante del país en una especie de jarrón chino.

Después de eso la visión totalitaria crece y se fortalece. A varios gobierno regionales en manos de opositores, se les monta un parapeto populista para hacerle sombra y sabotear su gestión, se detienen alcaldes y destituyen. Después de la primera tanda de alcaldes destituidos, se hacen elecciones que pierde el PSUV de manera humillante. En el caso mas reciente, Municipio Mario Briceño Iragorry del Estado Aragua, el descaro llega mucho mas lejos. Se le impide al Alcalde la disposición final de la basura de su municipio en el lugar donde históricamente se ha hecho, luego se le quitan los camiones compactadores con los que se prestaba el servicio de recolección de desechos sólidos, se detiene al alcalde por no recoger la basura y finalmente se escoge a dedo un psuvista para que lo sustituya en la dirección de la alcaldía. Al día siguiente un enorme despliegue de camiones, tractores, maquinaria, equipos y trabajadores se observa por todo el municipio. Obviamente, depositaron la basura donde se le impedía hacerlo al alcalde opositor, que sigue detenido. 

En los días cercanos al 1 de septiembre, el gobierno asume que la manifestación convocada para ese día  por la oposición tiene fines golpistas. Una nueva razia represiva se lleva a la cárcel, sin ton ni son, con increíbles pretextos a un importante grupo de dirigentes opositores. Septiembre pasó y no hubo golpes, Pero los presos siguen presos y lo que si hubo fue demostraciones populares enormes, pacificas  y democráticas... el hastío frente a un gobierno hambreador las anima. Cada día hay protestas y cada día hay detenciones y juicios sumarios y arbitrarios. La policía, la GN y los tribunales se usan para desanimar las manifestaciones de descontento.

Mientras tanto el TSJ decide, que los diputados electos por Amazonas y proclamados por el CNE, no lo son, y argumentan con una grabación sin argumentos. Todo para disminuir, de mayoría calificada a mayoría simple a una Asamblea Nacional electa por voluntad, de eso que alguna vez ellos llamaron el Soberano. En una sentencia nefasta declaran a la Asamblea Nacional en desacato y le esquilman sus mas importantes atribuciones. En el momento que escribo esta nota, se conoce una sentencia que le permite al TSJ aprobar el presupuesto del año entrante. También se rumora, que el próximo paso es suspender con triquiñuelas y mentiras el Referendo Revocatorio. Las calles de Caracas están plagadas de afiches que anuncian la sentencia. Acto seguido al TSJ se le asigna (también son rumores) la deshonrosa tarea de pasarse por el escroto la inmunidad parlamentaria, esa institución que la Cuarta República, a la que tanta piedra le tiré, respetó aún en circunstancias insólitas. Recuerdo un cuento de Pompeyo Márquez en el que relataba que un día estaba dando instrucciones a un Frente Guerrillero en Falcón y al siguiente día sesionando en la Cámara del Senado. También recuerdo la libertad de mi amigo David Nieves a las pocas horas de haber sido electo diputado de una minoría política (muy minoritaria) de izquierda radical, de la que él era dirigente y yo militante.

Dos eventos electorales deberían producirse en los próximos meses, ambos previstos en la Constitución. Uno a solicitud de quienes crean que el poder de quien preside el país debe ser revocado y el otro previsto para este año por todo el ordenamiento jurídico para renovar los poderes Ejecutivos y Legislativos Regionales. Todo parece indicar que el gobierno los impedirá a toda costa, porque todo indica igualmente, que perderán.

En resumen, un gobierno que lo único que guarda de legalidad y legitimidad  es su origen electoral, que ha violado y le aterra el principio democrático de  Alternabilidad, que ha creado gobiernos paralelos a los legítimamente electos, que utiliza el Poder Judicial para amedrentar, para desconocer la voluntad del soberano, para poner en manos del Ejecutivo atribuciones del Legislativo, que evade con falacias el escrutinio popular, solo porque sabe que lo desaprueba, si no es una dictadura se parece que jode. Si no ha pasado la raya amarilla, que separa democracias de tiranías,  es porque la raya es bastante flexible y el gobierno es bastante sui generis.

Dictadura o Inquisición:

Nada peor que alguien que se crea bueno y portador de la Verdad y que por tanto, crea que le esta permitido, en nombre del bien, hacer cuanto le venga en ganas. Algo así inspiró una monstruosidad como La Inquisición: mataron, quemaron, torturaron en nombre de Dios, el bien absoluto. Algo de esto inspira este nefasto gobierno, en nombre del bien para los desposeídos son capaces de cuanta tropelía se les ocurre, se creen destinados por la providencia a construir una sociedad sin explotadores ni explotados y en nombre de eso todo esta permitido, lo que han hecho y lo que harán. Desde desconocer elecciones hasta establecer la dictadura del proletariado (que como advirtió Bakunin, siempre termina siendo dictadura sobre el proletariado). Muchos Psuvistas siguen creyendo que las elecciones no son una expresión de conquistas democráticas, sino remembranzas del quehacer político burgués. Que la alternabilidad no es una conquista del pueblo para evitar que los gobiernos se eternicen, sino una triquiñuela burguesa para evitar la acción permanente de una revolución radicalmente transformadora.

Se creen representantes de los buenos y los humildes, mientras que todo el que los adverse representa a los malos, los oligarcas y burgueses. Algunos creen sinceramente en mejores tiempos para los explotados, otros simplemente lo usan como coartada para mantenerse en el poder. Pero lo cierto, es que en nombre del bien se creen autorizados para el mal. Es la perversidad del pensamiento maniqueo, una herencia fatídica del pasado, encarnada en el primer gobierno venezolano del siglo XXI.  Es decir, lo que hasta ahora ha hecho el chavismo es apenas una muestra de lo que están dispuestas a hacer en nombre del pueblo, aunque ello signifique encarcelar, golpear, herir, matar y violar los derechos del pueblo. Matar o morir, patria o muerte son solo expresiones de esta manera heroica de creerse elegido para una misión suprema y altisonante. Una dictadura clásica es potencialmente mucho menos peligrosa que esta versión de la inquisición en el siglo XXI. Pero, en esa visión desquiciada hay una tensión que mantiene al gobierno en el redil. Temen que la historia los recuerde como Tiranos y eso, solo eso los detiene.

Para derrotar la inquisición:

Frente a esta realidad, una oposición democrática y diversa, desde las organizaciones reunidas en la  MUD, ha logrado articular una política exitosa, comparada con los erráticos días de la Coordinadora Democrática. Sin embargo, sigue siendo básicamente una coalición electoral. Lo que no es malo en si mismo pero es insuficiente frente a un gobierno como el descrito.  Todavía hay quien le pone limites del tipo “Si el RR no es en 2016 es una traición” o quien lo amenaza con la “desobediencia civil”.  La verdad es que todo eso tiene sin cuidado a un gobierno animado por una delirante utopía autoritaria. Esas son tácticas absolutamente ineficientes frente a una simple dictadura. Se imaginan a María Corina amenazando a Pérez Jiménez? “Si no haces elecciones libres y democráticas ya verán”. Pero si a ese Pérez Jiménez lo dotamos de la convicción absoluta de que actúa en nombre de “un mundo mejor”, el resultado de esas expresiones infantiles de la política es una gran carcajada. Eso hacen Maduro o Diosdado cada vez que el radicalismo bobalicón da sus lamentables muestras de desubicación.

Pero ni siquiera la visión mas acertada para confrontar a este gobierno, que ha venido construyendo la Mesa de la Unidad Democrática funciona frente un gobierno de Torquemadas saltándose alegre y “heroicamente” toda norma, desde la Biblia hasta la CRBV. Construir una victoria electoral es acertado, hay que derrotarlos pacifica, democrática y electoralmente, pero esa derrota no puede construirse desde la tradicional campaña electoral. Recuerden que para la revolución, la contienda electoral es una reminiscencia de la política en el capitalismo. La defensa del proletariado, en la víspera de la dictadura de la clase obrera, debe hacerse aún contra la opinión que el proletariado manifieste en las urnas. Por eso Maduro unas pocas horas después de la derrota electoral del 6 de diciembre de 2015 aparecía como energúmeno amenazando con sacar el pueblo a la calle. Para ellos, pueblo no es el que voto contra el PSUV, pueblo es el susceptible de ser convocado a la aventura heroica (y psicopática) de tomar el cielo por asalto. Por eso es que una victoria electoral debe construirse desde la vinculación orgánica con gente de carne y hueso, sobre todo de esas mayorías que saben perfectamente que las gárgaras ideológicas que el gobierno hace  con los sectores populares, en la realidad, sólo ha construido hambre y miseria. Constituir una mayoría contundente y orgánica que se mantenga obstinadamente en la lucha pacifica, democrática y electoral, pero que sea capaz de defender sus derechos frente a una acción gubernamental que deteriora su calidad de vida y que sea capaz de dar demostraciones de fuerza en el momento que sea necesario, que sea capaz de constituirse como amenazante demostración de la posibilidad de combinar formas de lucha... que se organice y espante, que haga de la oposición al gobierno una robusta experiencia de masas. En otras palabras, la oposición debe seguir trabajando en  transformar su mayoría aluvional y electoral, en mayoría orgánica y popular.

Si el gobierno no ha traspasado la frontera que separa democracia autoritaria de DICTADURA, está por traspasarla y si lo hace, habrá que buscar la montaña, pero no el Bachiller, ni Turimiquire, ni los Humocaros como hizo la guerrilla de los 60´s, sino la montaña imbatible de una mayoría popular organizada y dispuesta a defender su calidad de vida, cada derecho, cada palmo de conquista democrática. Porque vencer a un gobierno autoritario o a una Dictadura, no tiene fecha fija. No se trata de un compromiso en la agenda del 2016, o del 2017, es una pelea hasta vencer. La mayoría de los venezolanos la prefiere en paz, en democracia y por elecciones. Pero a la postre, el vencedor es el que logre capitalizar el afecto de un pueblo que tiene derecho a soñar mejores días, sin mesías ni iluminados, con instituciones robustas y un proyecto concertado, que recoja las aspiraciones de todos los venezolanos y no a una parte de ellos.

 

 

Es un medio hecho por varguenses para varguenses. Somos la suma de informaciones, opiniones, hechos y vivencias de la región. La ventana de Vargas. Poniéndole voz al sentir regional.

Editor: Daniel Lara F.

© 2016. Derechos reservados. ElVarguense.com es un producto y marca de Servicios Informativos El Varguense C.A. RIF J408106787

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE DIARIO SIN LA AUTORIZACION EXPRESA DE LOS EDITORES

Contactos:
Redacción: redaccion@elvarguense.com
Editor: dlaraf@elvarguense.com


Publicidad: publicidad@elvarguense.com

Diseño de website: Noris Rojas

norisrojas18@gmail.com